SOLA


Era un día como tantos y quizás como tan pocos; es que era tan complicado poder estar a solas consigo misma y al mismo tiempo ella era tan absolutamente sola; pero esa noche era diferente, el eco del silencio retumbaba en su habitación y al mismo tiempo era su celestino que compasivo le servía como medio de escape para su dolor.
En medio de la oscuridad solo se podía escuchar un lánguido sollozo que escapaba de sus entrañas, mientras cerraba con fuerza sus ojos, tratando de apresar al hosco tiempo entre sus manos y las llevaba hasta su pecho en un ingenuo esfuerzo por retroceder las manecillas del reloj… y vaya que luchó contra sus demonios para volver al perfecto momento donde había sido tan feliz o más bien a ese justo momento de empezar a ser infeliz…

Ella solo quería volver a ser...    y fue justo ahí cuando una pregunta fría,  plana y precisa llegó a su mente y una lágrima escapó de su alma y se la repitió nuevamente con absoluta frialdad..." ¿Cuál sería ese momento, para regresar en el tiempo?", sin poder evitarlo se hizo un ovillo sobre su lecho, echándose a llorar, entonces sin explicación alguna la tibieza de un recuerdo se aproximó con tal sutileza haciéndola estremecer;  toda su oscuridad se tornó en ese espectral momento, y la envolvió haciéndola sentir esas fuertes manos acariciarla con tal pasión,  con tal fuerza, desnudándola tan rápidamente en medio de un frenesí de apasionados besos que con locura consumían su necesidad de estar fundidos, entrelazados, transpirando todo el placer, el amor, la pasión,  la lujuria... lujuria que no podían evitar sentir al estar cerca el uno del otro y cómo poder evitarlo, sí cuando él se perdía entre sus piernas ella acariciaba el cielo.

Con amor para ti.

Pia Arizal

Comentarios

  1. Preciosa entrada querida Pia...Gracias por compartir la intensidad de tus letras,tan bellas,románticas y profundas....Miles de besitos hermanita y adelante con esa inspiración....!!!

    ResponderEliminar
  2. Hermosa María, no imaginas lo que este blog significa para mí, es como haber dejado de mirar a través de la ventana, es haber abierto la ventana... es como ser "La muchacha en la ventana" de Dalí. Gracias por estar!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

QUE GANAS TENGO DE TENERTE